Supongo que en un hipotético encuentro con Jaume Gurt, uno estaría legitimado para dirigirse a él con las famosas palabras “…Dr. Livingstone, supongo” con las que al periodista Henry Stanley se le ocurrió saludar al explorador británico.

La analogía consiste en que Livingstone pasó 25 años viajando por África, descubriendo maravillas naturales que estaban ahí, y contándoselas a sus contemporáneos, ávidos de  conocimiento, de la misma manera que hoy todos aquellos exploradores de la Felicidad encuentran un público receptivo.

Para diferenciar  a los zahoríes de quienes pueden ser precursores honestos de esta búsqueda hay que buscar, como Diógenes, a individuos con sello propio, que muestran todo lo contrario a esa originalidad artificial tan fácil de identificar: en sus lemas y  frases contundentes, en su erudición o porque abrazan modelos exclusivistas y excluyentes,  con peajes tan elevados como su fugacidad.

Jaume Gurt, autor de “Diseña tu futuro”, es del primer grupo.

Gurt es conocido sobre todo por su etapa como director general de Infojobs, pero sobre todo desde ser distinguido por haber sido capaz -y haber tenido el arrojo- de trasladar a la gestión de personas de su Organización los fundamentos de su proceso de crecimiento personal, basado en el autodescubrimiento –el origen de esta búsqueda siempre suele estar basado en una profunda necesidad de cambio-.

Los elementos que distinguen esta transformación personal y organizativa son:

  • La existencia de un modelo e incluso de una visión personal que integra un conocimiento del entorno pero sobre todo el conocimiento profundo, sincero, de sí mismo
  • La visión de largo plazo: no es un proceso corto ni será nunca un proceso acabado
  • El camino se hace acompañado del uso persistente de herramientas poderosas de desarrollo personal (coaching, mindfulness, meditación, eneagrama…)
  • Sobre todo, una visión humanista de confianza sincera en las personas

Muchas veces contamos y nos decimos que hay empresas que son imposibles…no, lo que pasa es que son improbables.

Porque es poco probable encontrar un líder que quiera superar los “generadores de desequilibrios” de sus organizaciones actuando sobre el interior de sus empleados, sin vocación de manipular.

Es lo que Gurt llama constantemente el “amor”, concepto que en el contexto empresarial es tan exótico, pero que integra actitudes como el respeto, la gratitud, la confianza, y esto ya son componentes más familiares para nosotros.

La reunión de personas equilibradas en un entorno físico y psicológico orientado al desarrollo personal, bajo un líder de visión humanista en una organización que comparte el fin económico del trabajo con su importancia para dar sentido a las vidas de sus empleados.

Este es el territorio por explorar, lo que algunos identifican con la búsqueda de la Felicidad en las organizaciones, y estos ejemplos son tremendamente poderosos para convencernos de que el camino es largo y difícil, pero posible.

 

Sin comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *